Mejores Whisky Escoceses recomendados

Es una de las preguntas más frecuentes entre los que aman el whisky. El caso es que hay varias, y van desde la forma de escribir hasta su preparación. Por ejemplo, se escribe whiskey cuando éste proviene de Irlanda y se escribe así porque en su idioma suena de forma diferente.

Mientras que al momento de referirnos al whisky escocés o tipo scotch evitamos colocar la “e” entre la “k” y la “y”. De hecho, de acuerdo a las regulaciones que se dan en Irlanda, no se le puede colocar la denominación de origen al whisky “–ey” sino se produce en la propia Irlanda y los granos usados en su elaboración no fueron cultivados en sus tierras.

Ahora bien, otra diferencia marcada es la variedad de cada whisky. Por ejemplo, en torno al whisky escocés o tipo scotch su sabor y textura se consigue gracias a las barricas de roble escocés, lo que le confiere un sabor más robusto e intenso.

Además de que debe elaborarse sólo en Escocia y los granos y la cebada empleados deben ser originarios de esta nación.

Por un lado, el whisky escocés se destila dos veces casi de forma reglada y su elaboración se realiza a partir de cebada malteada. Las mezclas que dan diferentes sabores de whisky escocés se deben a diferentes malteados con algún porcentaje de cebada.

Por otro lado, el whiskey irlandés se elabora con la cebada, pero sin maltear con otros granos, que se colocan en un alambique de cobre y se madura por tres años.

Top de los mejores whiskies escocés

Johnnie Double Black

Ver precio actual del Johnnie Walker Double Black

Su sabor es una mezcla intensa, ya que se combinan los sabores de los whiskies de la costa oeste y las islas escocesas. En torno a su aroma, es frutal, donde la naranja, la manzana, la pera y la vainilla son los dominantes. La mejor forma de disfrutarlo es con un poco de agua, ya que así se liberarán sus sabores ahumados.

Laphroaig Single Malt Scotch Whisky

Obtiene su sabor distintivo de las características naturales de Islay, la isla remota y escarpada frente a la costa oeste de Escocia donde se elabora el whisky. Se fabrica con agua local, la que tiene su origen en el enigmático y popular Kilbride Stream, y como curiosidad principal, debes saber que la cebada malteada se ahumará en frío y luego se secará.

Su sabor es complicado y delicioso, ya que encontrarás humo, algas, turba y un toque de sal. Se suele servir solo, con hielo, con una batidora o en un cóctel.

Y aunque no lo creas, este whisky ha ganado múltiples premios, entre los cuales destaca la medalla de oro en el Concurso Mundial de Bebidas Espirituosas de San Francisco de 2019, además de que en el 2019 obtuvo el premio al mejor whisky escocés de malta única de 10 años o menos.

Ver precio de la botella de Laphroaig Whisky 

Cardhu Gold Reserve

Su sabor es intenso y es la combinación perfecta entre un sabor afrutado dulce, tofe, especias y chocolate negro. Se destaca porque se creó en una destilería fundada en 1811 por una mujer, Helen Cumming, cuya nuera se conoció como la Reina del Whisky por sus habilidades para comercializar el licor.

Con un grado alcohólico del 40%, su olor recuerda ligeramente a galletas y a canela. Como es un licor ligeramente seco, con un marcado sabor a roble, se suele servir en una copa de balcón, ya sea sólo o con algo de agua. Eso sí, sí se sirve con hielo, este whisky te revelará todos sus tonos afrutados, concretamente manzana.

Ver precio de la botella de Whisky Cardhu Gold Reserve

Royal Salute 21 años, El whisky de la familia real Británica

El color del Royal Salute 21 años es un amarillo oscuro, casi pajizo. Su olor recuerda a peras, jerez, especias, melones y vainilla. Esto se debe a que su sabor es claramente afrutado, con toques de jengibre, canela e incluso, recuerda a un bizcocho.

El acabado del sorbo es de larga duración y predominan al final las especies y el sabor a malta.

Ver precio de la botella de Royal Salute 21

The Glenrothes Single Malt 12 años

Posee un tono ámbar muy intenso, claro y brillante. Además, se embotella con su color natural, sin colocarle algún aditivo para intensificarlo. El olor que desprende el líquido es afrutado, dulce, con notas claras de vainilla, canela y es apimentado, además de que es delicado.

Su sabor es una combinación de 12 años de añejamiento y la mejor manera de disfrutar de su sabor es degustarlo solo con hielo o apenas un poco de agua.

Ver precio de la botella de Glenrothes de 12 años.

Macallan 12

Su madurado es muy exclusivo y especifico, ya que tarda 12 años entre barricas de roble europeo ex jerez y barricas americanas ex bourbon. Esta creación de la empresa the Macallan deja en claro que sus sabores son fuertes y robustos desde 1824.

Su olor es cálido y muy amaderado, su sabor es distintivo por tener notas suaves de pasas, caramelo y cítricos mezclados con la madera. Además de todo esto, cada sorbo posee un sabor largo e intenso.

Se suele degustar sólo con hielo o con agua, para que así sus sabores queden marcados en tu paladar.

Ver precio de la botella de Macallan 12 

Ahora que has visto todos estos tipos de whisky ¿cuál de ellos escogerías disfrutar y por qué? Y sí ya has probado alguno, no dudes en dejarnos en los comentarios tu opinión, estaremos encantados en escuchar sobre tu historia.

¿Cómo se prepara el whisky escocés?

  • Primer paso: maltear la cebada

Se inicia por sumergir la cebada en el agua, y luego se va añadiendo una base de malteado con la finalidad de que germine. Luego de que hayan aparecido los brotes, se cuece todo en un horno para que la cebada se pueda secar y así sea fácil molerla. Además de que este paso concentra los sabores.

La cebada seca a continuación, volverá a ser sumergida en y se extiende en la base de malteado con objeto de que germine. Ahora bien, cuando haya germinado y aparezcan los brotes, va a cocerse todo en un horno, lo que secará la cebada y hará fácil que pueda ser molida.

  • Segundo paso: mezcla de la cebada molida con agua caliente

Ahora la cebada molida se va añadir en una cuba de maceración con agua caliente, lo que va a dar lugar a un líquido azucarado que se llama mosto. Esta es la base para el whisky y el alcohol en general. Los sólidos restantes se filtran y se destinan como alimento nutritivo para el ganado.

  • Tercer paso: adición de la levadura

El mosto ya filtrado se traslada a tinajas grandes y se les añade levadura para luego dejar que fermente el líquido, lo que hará que el azúcar se transforme en alcohol que normalmente tiene una graduación del 8%.

  • Cuarto paso: destilación del licor

El mosto fermentado se procede a calentar en alambiques de cobre y se recoge la parte del licor que tenga la mayor calidad, la cual se va a colocar en barricas de roble para su maduración.

  • Quinto paso: maduración del whisky

El último paso corresponde a la maduración. Ningún whisky es escocés sino ha tenido 3 años en las barricas de roble. Ahora bien, dichas barricas podían haber estado llenas antes con whisky, jerez, oporto o cerveza, lo que impregnará al whisky de mucho más sabor.

Eso sí, si el whisky es mezclado, la edad que aparecerá en la etiqueta es la del whisky más joven de la mezcla.

Javier Torres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.